Archivo de la etiqueta: Tallinn

Nuestros otros amigos en Tallinn (II)

Estándar

Después de bastante tiempo retomo mi blog… tengo que confesar que por diversas razones he sentido apatía para escribir, pero como mi Cosito me dice en cada cosa que realizo –allí tienes un tema agradable para que escribas en tu blog– y yo así como que es cierto, tengo muchísimas ideas y bueno, es mejor ponerse en marcha!!!

Vivir en Tallinn se ha convertido en una experiencia especial de vida, nos hemos descubierto diversidad de habilidades desconocidas antes de iniciado este viaje. La sensación de estar solos en esta vivencia se hizo muy marcada en los primeros meses y más, pero como digo siempre: Nosotros somos los hijos predilectos del Padre que nos consiente y nos ama infinitamente. Comenzaron a llegar a nuestras vidas nuevos y buenos amigos, todo gracias a nuestro amigo el italiano a quien jocozamente llamamos “Mascarpone”. Gianfranco, quien recientemente luego de casi 2 años de esta fabulosa amistad, me dijo algo que me desarmó y que por el momento de la conversa, no digerí a la primera… Me dijo que él me consideraba como su hermana… y yo luego de esa visita en casa en la que me mencionó tan profundas y emotivas palabras, le digo a mi Cosito en la noche, viste lo que dijo Gianfranco y tengo que reconocer que me conmovió tal declaración, por eso y más es nuestro querido mejor amigo de toda esta experiencia! 😉

Gianfranco conoció a una uruguaya, nuestra querida amiga Lucía (a quien cariñosamente llamo Mi Lu), quien forma parte del grupo de Latinos que frecuentemente se reúnen para compartir y llenarse de sus ricas energías. Le escribí un correo electrónico, que respondió casi que de inmediato, se puso a la orden y me dio su número telefónico, me recomendó contactar a otros venezolanos residenciados acá, luego para agradecerle la llamé por teléfono y fue tan maravilloso escuchar esa energía que transmite que tengo que reconocer que sentí como si la conociera de muchísimo tiempo.

Cuando Mi Lu, me comentó de esta pareja de venezolanos, comencé a buscarlos por facebook y di con ellos, ese fue el primer contacto con los Guaros (como cariñosamente llamamos a los nacidos en Barquisimeto, Estado Lara en Venezuela) María y su esposo Luis, les escribí un correo y envié solicitud de amistad, respondieron rapidamente y fue muy agradable poner fecha para el encuentro, les comenté que había otro venezolano estudiando su Master en Dirección de Orquestas, nuestro pana Manuel, sugerimos reunirnos en una arepada a lo venezolano en casa y aunque pasaron 2 o 3 semanas para poder reunirnos, cuando lo hicimos se enteró todo el edificio, porque las carcajadas y conversa desenfrenada se hizo sentir, creo que fue liberador para todos porque hablamos hasta por los codos jajajajajajajajajajajajajajajaja… Para esta arepada estuvimos mi Cosito Esposo y yo como anfitriones

María, Luis, Manuel y su amiga Adriana, invitada especial recién llegadita de Caracas-Venezuela. 

Lo más cómico de todo es que por problemas con la luz del apartamento y la poca experiencia con el horno de la nueva cocina, terminamos comiendo arepas a la media noche, pero eso no fue impedimento para tener una de esas tertulias que uno agradece y que te hace sentir liberado y como en casa.



Coincidimos todos en que no sabíamos si tocaríamos el tema político en Venezuela, pero nada fue inevitable, por fortuna coincidimos todos en el mismo punto: Venezuela es un país de oportunidades, un tanto mal gerenciado.

Luego de dos meses de este agradable encuentro con los panas venezolanos, nuevamente por Gianfranco conocí a otro pana Colombiano que da clases de Inglés en la Universidad de Tallinn, Carlos y quien gentilmente nos asesoró para nuestro último examen de inglés en el Nivel A2-2, lamentablemente Charlie como cariñosamente es conocido en el grupo de Latinos, en pocas semanas se disponía a viajar con su esposa e hija por un año para tu tierra natal y bueno nos dejó rodeados de muchos y muy buenos nuevos amigos Los Latinos!!!

Para finales del mes de Mayo estaba coordinada la despedida temporal de Estonia de Charlie, se planificó una parrillada en casa de Jorge (el ecuatoriano), quien junto a su esposa Ingrid y sus hijos Nacho y Lucho abrieron las puertas de su hogar para recibirnos a todos. En esta oportunidad conocimos a Santana, su esposa e hijo, Mónica y su bebita, el otro Jorge (el chileno) y su esposa, ahora entienden porque la aclaratoria J, los agazajados Charlie, su esposa e hija, los italianos Gianfranco, Gianna y Marco (invitados internacionales jajajajajajajajajajaja) y mi Cosito y yo. Definitivamente un encuentro enriquecedor, lleno de conversa y mucha alegría.

Durante todos estos meses que han transcurrido desde el inicio de esta aventura hasta la fecha, hemos estado rodeados de encuentros esporádicos, pero fabulosos donde hemos tenido la oportunidad de sentirnos bien recibidos, donde la empatía y la solidaridad son la orden de cada encuentro.

 

Mi Cosito y yo hemos recibido muchísimos gestos de cariños de nuestros nuevos amigos, pero como eventos resaltantes tenemos, la invitación a nuestra casa para otra arepada con Mi Lu, su esposo Viktor y sus hermosos hijos Peter y Mariel.

La celebración del cumpleaños de mi Cosito Esposo Hermoso en el mes de Noviembre en casa de Mi Lu, donde la alegría y el banquete se hicieron presentes.

 

La invitación de Jorge (el ecuatoriano) y familia a pasar Noche Buena con ellos, donde tuvimos la oportunidad de degustar comida típica navideña de Estonia y Venezuela, una velada increíble.

Durante este tiempo nos hemos enriquecido más y más, lo mejor de todo es que tenemos gente maravillosa con la que sabemos podemos contar, pero lo mejor de lo mejor, es que son personas como uno con las que podemos darnos un abrazo fraterno que nos hace sentir, vibrar y celebrar la importancia del contacto humano!!!

Hasta la próxima 😉

 

Anuncios

Nuestros otros amigos en Tallinn (I)

Estándar

Luego de iniciado mi curso de inglés, me abordó un italiano que se llama Gianfranco que habla español muy bien, lo cual agradecí enormemente. Al pasar el tiempo comenzamos a estudiar juntos fuera de las horas de clases y poco a poco nos compenetramos más y más, me causaba curiosidad observar que a diferencia de otros europeos, Gianfranco es una persona muy abierta y con una enorme disposición a relacionarse con cualquier persona.

Lo mejor de todo es que nos hemos convertido en un equipo fabuloso de estudios, nos complementamos y hemos mejorado significativamente con esas horas de estudios adicionales, poco a poco nos volvimos buenos amigos, recuerdo con mucha emoción que tuvo la gentileza de invitarnos a compartir una pizzada en su casa con su esposa Gianna y su hermoso hijo Marco, quien con el tiempo y porque en ocasiones cuando sus padres tienen compromisos o salidas le sirvo de Babysitter, algo muy cómico es que me ha llegado a llamar cariñosamente “Chupeta” imagino se debe a que regularmente cuando nos vemos le llevo una chupeta, yo le digo que me parece fabuloso que me asocie con algo tan rico jajajajajajajajajajajajajjajajaa…

Marco no hablaba español y en la primera oportunidad que lo cuidé ocurrió algo muy gracioso y es que él me dice en italiano que tenía sed (sete) y yo ignorante total, no entendía, él se empeñó al ver que no obtenía reacción favorable para su petición y me tomó de la mano y me llevó a la cocina, señalando el grifo del lavaplatos y fue cuando al fin entendí que mi querido Marco lo que quería era agua jajajajajajajajajajaja… Me sentí tan mal porque el pobre tenía como unos 15 minutos pidiendo agua y yo nada que entendía, pero actualmente Marco ha dado avances con su español y cada día aprende más y más, es muy cómico oirlo hablar entre italiano, inglés y español porque es la forma como nos comunicamos jajajajajajajajajaajajaja…

Estoy muy agradecida con el Padre porque siempre pone gente hermosa en nuestro camino y Gianfranco, Gianna y Marco han sido el mejor regalo a nivel de amigos que hemos tenido en esta experiencia en Tallinn. La solidaridad y disposición que siempre tienen con nosotros es maravillosa, tanto que Gianfranco se ha vuelto nuestro cómplice distribuidor de Harina Pan, ya que acá no se consigue y como ellos viajan con regularidad a su casa en Roma, cuando hubo más confianza le hice la solicitud de que buscara a ver si en Roma conseguía nuestro anhelado ingrediente para las ricas arepas y para hacerle más exacta la búsqueda le facilité el paquete vacío de la harina que nos trajo de obsequio una amiga y colega de mi esposo que vive en España que se llama Liliana Melgar quien nos visitó en los primeros meses del año y sin más, Gianfranco se volvió un detective buscando hasta dar con ésta. Me dio mucha risa porque tan pronto como llegó a Italia, me llamó por teléfono pidiéndome detalles sobre la harina e indicándome que había conseguido un distribuidor y todo jajajajjajaajjajajaajajjaa… la efectividad de Gianfranco en hallar la Harina Pan ha hecho que ahora tenga que traernos cada vez que viaja para Roma, porque no hemos podido concretar lo de la distribuición quién sabe si dentro de poco podemos tener noticias satisfactorias al respecto 😀

Ah pero como una forma de agradecimiento y para que pudieran experimentar la degustación de las arepas desconocidas por ellos, los invitamos a casa para compartir una arepada y también para aprovechar de conocer a un compatriota venezolano que también se encuentra en Tallinn, nuestro querido Manuel Hurtado Dueñez, la experiencia fue muy agradable aunque las arepas me quedaron demasiado tostadas porque las hice en el horno y por la baja temperatura que les coloqué se demoraron más de lo preferible y por ende quedaron tiesas jajajajajajajajajajajajajjajaja… pero fue muy muy agradable ese compartir, lo cómico es que se desarrolló en la cocina, mostrándole a Gianfranco y Gianna cómo se hacían las arepas y Manuel, mi Cosito Esposo Hermoso y yo así como de más de ansiosos por comer las arepas, cosa que Gianfranco no entendía del todo, parecíamos niños pequeños todos emocionados por el día de parque prometido donde tendríamos la oportunidad de comer golosinas sin parar jajajajajajaja…

Nuestra amistad con Gianfranco es así como la recompensa que el Padre nos ha enviado por todos los muy buenos y amados amigos que se quedaron en Caracas y que tanto extrañamos, pero condensadito como quien dice, la diversidad de experiencias que estamos compartiendo son maravillosas y más porque se ha convertido en alguien muy especial para la familia Machín Agredo por ser una persona incondicional, generosa, alegre, optimista, bondadosa y por sobre todo por ser amigo de esos que uno siempre lleva en el corazón y el pensamiento!!!

Hasta la próxima…

😀

Mis Primeros Amigos en Estonia

Estándar

Luego de mi llegada a la ciudad Tallinn, Capital de Estonia, ubicada al norte de Europa donde elegimos emprender una maravillosa aventura mi esposo y yo, cargados de muchos sueños, anhelos y esperanzas de una vida con oportunidades… He vivido diversos sentimientos por la separación de la casa materna, los familiares, amigos, empleo, estudios, cotidianidades y hasta costumbres culinarias, lo que hace que uno logre valorar más cada momento vivido y mejor aun, nos hace querer ser mejores personas comprometidas en una vida amplia y responsable, pero por sobre todo participativa.

Estos primeros meses han sido de mucha adaptación donde obligatoriamente haces una instrospección para revisarte y reinventarte, donde comienzas a interactuar con personas un tanto herméticas que te reciben en su país, pero que guardan una distancia necesaria para ellos o eso logro entender  yo. Lo que hace que extrañemos la camaradería y frescura de los venezolanos, lo que me lleva a ponerme el firme propósito de difundir y transmitir sin distinción alguna, la alegría de vivir de las personas que nacemos en otra parte de éstas latitudes, donde regalamos sonrisas y buena vibra, donde bendecimos cada nuevo día, donde a pesar de las adversidades tomamos las cosas con un humor único.

Por todas las diferencias culturales que poseemos los venezolanos en comparación con los estonios, quienes no sé si por sus duras temperaturas en épocas de invierno, se muestran un poco fríos y hasta indiferentes, hasta el momento no he podido interactuar de una forma más amplia con algún estonio, pero por fortuna he podido coincidir en las calles con otros seres maravillosos, los cuales se han convertido en mis Primeros Amigos en Tallinn

Mi profundo amor y respeto por los animales se hace presente en cualquier lugar y cada vez que caminamos y tenemos la oportunidad de ver algún perro con su dueño o algún gato en la ventana de un apartamento o en la calle, les hablo como lo haría con las mascotas de casa de mamá, lo cómico es que mi lengua les debe sonar extraña y en la mayoría de las oportunidades ni siquiera responden a lo que por mi experiencia con animales son sonidos universales de afectos para ellos.

En una de las vías más transitadas por nosotros para llegar hasta nuestro sitio de estudio y trabajo, conocí a un perro negro majestuoso que aparentemente no tiene dueño, de inmediato lo abordé e intenté tocarlo, el pobre se debe haber espantado con aquella loca que se le acercaba y se retiró muy nervioso… pero como el que persevera alcanza, desde hace como dos meses el Negrito como lo llamo, me permite tocarlo y hasta reconoce mi voz cuando le hablo, lo cómico es que le monté una persecusión, ya que no sabía a ciencia cierta cuál era su paradero, por lo que comencé a caminar por las zonas cercanas y así fue como dí con un espacio muy cercano a la Universidad de Tallinn donde le tienen una casita de madera, se me ocurrió que para lograr que me tenga más confianza sería bueno tener algún alimento para perros en mi bolso, por eso de que no siempre coincidimos.

Una mañana luego de salir de clase, me acerqué hasta el sitio donde le tienen su refugio y lo vi, recién llegada la primavera hace pocas semanas, mi Negrito  disfruta sus mañanas acostado recibiendo los rayos del sol… levantó su cabeza cuando escuchó mi voz y movió su colita, no pude evitar emocionarme, me senté a su lado y comencé a conversar con él, mientras buscaba en uno de los compartimientos de mi bolso un paquetito con las pepitas (comida para perros). Cuál será mi sorpresa cuando le acerco la comida en mi mano, la olfateó y voltió su cara, yo casi muero!!! Me digo para mí -será que no le gusta este tipo de alimento- y le continuo hablando. Se me ocurre colocarle las pepitas en la grama y así fue que el Negrito se animó a probarlas con un poco de desgano, yo le decía: es que te gusta que te rueguen y conseguiste a la persona indicada para eso jajajajajajajajajajajajjajajajaja… Llegó un momento que me miró y decidió no comer más aunque quedaba una cantidad considerable todavía, le pedí permiso para tomarle unas fotografías y aunque creo me autorizó hacerlo, se mostró un poco indiferente conmigo. Le dije bueno está bien, te dejaré seguir disfrutando las bondades del sol, casi lloro cuando vi que ni volteaba para despedirse, pero cuando estaba a una distancia prudencial mi Negrito volteó y comenzó a mover su colita jajajajajajajajajaja… Comencé a lanzarle besos y se ponía cada vez más atento, hasta que decidí alejarme.

Otro de mis nuevos amigos en Tallinn se la pasa cerca del Parque Kadriorg, el cual visitamos hace pocos días en nuestras recién iniciadas caminatas primaverales.

Luego de recorrer el parque veníamos de retorno para casa y mi esposo me dice mira un gato y yo, qué, dónde… allí estaba la Gordita como la he bautizado, porque es una gatita bien alimentada, preciosa y muy afectuosa que estaba acostadita en la entrada de uno de los edificios cercanos al parque. De inmediato la abordé, me miró y se puso en marcha hasta donde nosotros estábamos, comencé acariciarla y pues nada, como me encantan los gatos, decidí cargarla, creo que por ser de la calle no está acostumbrada a eso, así que se bajó casi de inmediato, pero para mi sorpresa se quedó muy cerquita, la volví a llamar y se aproximó de inmediato, tan cariñosa como en la primera oportunidad, para nuestra sorpresa se colocó panza arriba y me mordizqueaba uno de mis dedos muy suavemente, luego lo lamía, encendió su motorcito y se contoneaba en el piso, fue una experiencia muy rica después de tantos meses sin tocar un gato. Aunque en el mercado ruso donde realizamos las compras tuve la oportunidad de tocar uno, lo malo es que no llegué a fotografiarlo… espero volver a verlo.

La Gordita estuvo un rato dejándose acariciar y luego teníamos el temor que nos siguiera hasta la casa, pero le dije en tono firme, debes quedarte acá, yo luego volveré a visitarte y aunque se acercó una vez más, la animé a que se colocara en el jardincito con rejas que decora el edificio donde la encontramos acostada y ella entendió que debía quedarse allí, me rompió un poco el corazón tener que dejarla allí, más porque al ser una gata de pelo largo, tiene nudos alredor de su cuello, espero poder volver a visitarla en los próximos días, me gustaría poder cortarle un poco esos moños que tiene, lo malo es que ahora no tengo alimento para gatos jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja… tocará comprar!!!

En otra caminata por Old Town, conocí a Rayito otra gatita que se encontraba en la calle, aproveché para acariciarla un poco, le di un besito y todo, también se mostró muy cariñosa, ella a diferencia de la otra es una gata de pelo corto un poco más tímida, de pronto se debe a que son animalitos que están en la calle y que no siempre reciben la atención y afecto de las personas. En los próximos días volveré a visitarla, espero encontrarla en algún lugar cercano a donde la vimos.

Hasta la próxima!!!